Capítulo IV: Clara Porset: diseño en la vida de todos

 

Los últimos dos capítulos los dedicaré a referentes de diseño en Latinoamérica. El objetivo sigue siendo el mismo: compartir el punto de vista de diseñadores, estudios y escuelas que nos permitan retomar aspectos de algunos sucesos o períodos en la historia universal del diseño para su aplicación a iniciativas sociales en la crisis generada por el COVID–19.

En este capítulo abordaré el trabajo de la diseñadora cubano-mexicana Clara Porset (1895 – 1981). La vida de Clara Porset bien pudo ser narrada en un cuento del escritor mexicano Sergio Pitol por su buen humor, por celebrar siempre la vida y porque su gran periplo en Europa fue trascendental para el desarrollo del diseño en América Latina.
Porset realizó sus estudios en Nueva York y París. En su viaje a Europa hace contacto con docentes y estudiantes de los principales movimientos vanguardistas. También conoció a los docentes de la Bauhaus. Esta experiencia sería fundamental ya que por medio de Porset las grandes figuras de la mítica escuela alemana llegaron a México a dar conferencias y a trabajar en distintas organizaciones del estado, como Hannes Meyer, segundo director de la Bauhaus, que trabajó en planificación urbanística en la Ciudad de México.
Luego de estos aprendizajes en Europa, Clara Porset regresa a México en 1935. En esta etapa inicia una gran producción de diseños de objetos de uso diario para equipar a las familias de clase media con productos más adecuados a sus viviendas. En 1959 viaja a Cuba y colabora en distintas iniciativas sociales donde participa con el diseño de mobiliario para escuelas y hospitales. Además, comienza a gestionar una escuela de diseño industrial junto al Che Guevara que, por distintas razones, no llegó a desarrollarse.

Vuelve a México en 1963 con ideas mejor definidas de cómo el diseño puede beneficiar a la mayoría de los sectores sociales, se propone trabajar por un diseño en la vida de todos. Para que esto suceda, pone en práctica lo que el académico chileno Martín Tironi denomina el diseño como catalizador de intervenciones. En ese sentido el diseño tiene la posibilidad de ser coordinador para distintas organizaciones en la sociedad y facilitar acuerdos entre ellas. El diseño se vuelve un gestor que facilita el diálogo y participación de distintos actores en procesos sociales. De esta manera Clara Porset comienza a planificar proyectos donde están involucrados la comunidad de artesanos, el gremio industrial y las entidades educativas. Como primer punto trabaja para organizar y educar a los artesanos con la finalidad que puedan participar en los procesos industriales. Luego invita a las compañías industriales para que generen espacios donde diseñadores y artesanos puedan aportar con sus técnicas y metodologías a la proyección de objetos que respondan de manera más adecuada a las necesidades diarias. Al mismo tiempo Porset comienza a participar en la elaboración de los primeros programas de estudio de la carrera de diseño en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Es así como, desde el diseño, Clara Porset coordina a distintos organismos productivos y posibilita que muchas familias y escuelas tengan acceso a mobiliario de bajo costo que les permita generar una buena experiencia de vida en los espacios que habitan. Con el tiempo, Clara Porset se convirtió en pionera del diseño industrial mexicano, que desde un inicio tuvo claro su objetivo: posibilitar que el diseño esté en la vida de todos. Dentro de sus diseños más destacados se encuentra el butaque “Miguelito” y el sofá “loveseat” ambos muy adecuados para ser utilizados en viviendas pequeñas.

La gran lección que deja Porset es que como diseñadores podemos ser ese catalizador de intervenciones en las iniciativas que se están generando para atender las necesidades de mayor urgencia para los ciudadanos de distintos estratos sociales.
En algunos casos, la labor del diseño no es proyectar nuevos productos o servicios, sino ser una herramienta que administra, gestiona recursos y posibilita ese diálogo que tanto se necesita hoy en nuestra sociedad, para que los diversos actores se ordenen y logren acuerdos significativos que permitan el desarrollo de iniciativas que sean aplicadas en la vida de todos.

 

 

 

 

German Rosa

Docente e investigador. ECMH alumni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *