La Forma

Categorías Marketing
0

“La forma es a menudo tan importante como la substancia.

Tira un pedazo de papel al aire y caerá fácilmente al suelo.

Pero toma ese pedazo de papel de nuevo, dóblalo un par de veces, haz un avión de juguete así como hacen los niños.

Agrega nada más que forma y volara”.

Luis Poma

Leí este fragmento escrito por Don Luis Poma en su libro “The Uncertain Path” hace algunos años y encontré en sus palabras una lección importante de negocios.

EL PODER DETRÁS DE LA FORMA

La simple idea que al cambiar la forma de las cosas podemos transformarlas en algo diferente, dándoles un nuevo significado y un nuevo uso me pareció un concepto poderoso. Comprendí en estas palabras que no existen limites, y que por medio de la forma tenemos una llave casi mágica, que nos permite tener control de las percepciones de las personas. Lo interesante de esta idea radica en las ilimitaciones y el potencial que esto supone; porque podríamos decir que todas las afirmaciones, ideas y conclusiones que hoy tenemos en nuestras mentes son simples percepciones, que pueden ser modificadas.

LA RESPUESTA ESTÁ EN LA FORMA

¿por qué la búsqueda de oportunidades para algunos es una labor titánica y para otros no supone mayor esfuerzo, aun cuando ambos tienen en sus manos básicamente las mismas oportunidades, recursos y herramientas? La respuesta a esta pregunta esta en comprender que la manipulación de la forma nos permite abordar los problemas desde ángulos completamente diferentes, ofreciendo soluciones brillantes y muchas veces inimaginables.

A través de la forma puedes hacer que lo mismo se vea diferente, y que lo diferente se vea lo mismo. Que utilizando los mismos elementos, pero modificandolos, puedes crear “un todo” completamente diferente, y más importante un “Todo” que funcione a tu favor.

¿DÓNDE PERDEMOS EL INSTINTO?

Aunque la capacidad de crear y recrear viene en nuestro ADN, vamos perdiendo el instinto en la medida que vamos cometiendo el error de aprender con blindaje. Entre más sabemos, menos deseo de explorar tenemos y perdemos esa característica fenomenal de los niños que todo cuestionan, que todo descubren y que nada está limitado por reglas. Los adultos vamos cercando nuestra mente con barreras, estableciendo prejuicios, normas, y reglas que nos dicen cómo son las cosas y cómo deben ser. Nuestra mente se va acomodando a estas limitantes, formando una especie de blindaje mental; haciéndonos creer que las cosas ya son de una determinada forma y no pueden ser diferentes. Dejamos que nuestra agilidad mental (nuestra mayor virtud) se atrofie y se vuelva poco productiva.

LAS REGLAS NO EXISTEN

El axioma “el todo es más que la suma de sus partes”, extraído de la corriente psicológica de Gestalt surgida en Alemania a principios del siglo XX, es un concepto fácil de comprender pero poco utilizado en los negocios. Éste nos enseña que por medio de la conjugación de las partes, tenemos capacidad de crear nuevas formas (Todos), que son más que sus partes por separado. Al ver las cosas desde diferentes perspectivas, al abrir la mente a todas las posibilidades y al reubicar las piezas del rompecabezas puedes crear nuevas ideas, nuevos hábitos, nuevas formas de pensar, nuevos mercados, y nuevos conceptos. Esta es una idea irreverente y la llave a todas las posibilidades.

Dando clases de marketing en Mónica Herrera, a los alumnos les daba un ejercicio relacionado al tema de la forma. Se les entregaba un limón y les pedía que la mañana siguiente durante la clase debían encontrar una forma de venderme su limón. La meta era ver quién tenía más habilidad de persuadirme a comprar y dejar al resto sin venta.

Como era esperado, en el primer intento de venta se concentraban en venderme persuasivamente su limón. Casi todos me hablaban de las características básicas de su producto, como por ejemplo: la frescura de su limón, el tamaño del limón, el color del limón, la dulzura o acidez, etc. Todos competían vendiéndome básicamente lo mismo, unos más persuasivos que otros, pero en esencia lo mismo. Exactamente lo que sucede en la mayoría de mercados  adonde todos venden lo mismo, y los nuevos llegan a vender lo que ya existe.

Al terminar el ejercicio les decía que yo no había visto ninguna propuesta que realmente me había impresionado y que me daba lo mismo comprarle a cualquiera. Era evidente su frustración ya que habían hecho un gran esfuerzo por vender su producto.

Una vez frustrados les explicaba que el limón que tenían en sus manos podía ser mucho más que un limón si le dedicábamos pensamiento; pero para lograr esto tenían que abrir sus mentes y pensar fuera del “status quo”.

Bastaban esas palabras para que su imaginación volara a otros niveles, y la mañana siguiente sucedía la magia de la forma, y lo brillante de la trasformación. Las propuestas del limón se tornaron en limonadas extrañas, “smoothies”, en venta de cáscara de limón, en aromas, esencias, limpiadores multiusos, desodorantes naturales, muñecos de limón, pelotas, juguetes, etc. Las ofertas habían cambiado, el limón había dejado de ser limón, era “un todo” completamente distinto; la perspectiva de mundo del estudiante había cambiado, y su capacidad de manipular las formas se había redescubierto. Ellos habían aprendido a ver las cosas de forma diferente y habían dado el primer paso en comprender que las cosas no son como las vemos, sino como queremos que sean.

LA OPORTUNIDAD ESTÁ EN LA FORMA

He escuchado muchas veces la frustración de personas que dicen que ya no hay oportunidades porque ya todo esta inventado y que los mercados están súper saturados y dominados por grandes empresas. Estas personas tienen el problema que he mencionado en la tercera sección (¿Dónde perdemos el instinto?) de este artículo. Tienen el disco duro lleno de prejuicios, su mente ha dejado de funcionar y su agilidad mental está en coma.

Cirque de Soleil creó todo un nuevo mundo circense trasformando la idea del circo tradicional antes dominado por Ringling Bros y Barnum & Bailey, simplemente cuestionando el status quo. Trasformaron la experiencia del circo apartando a los animales del escenario, olvidándose de las costosas carpas de 3 círculos, incluyeron actores, artistas y deportistas profesionales. Diseñaron conceptos temáticos para cada show y para cerrar con broche de oro se olvidaron del circo nómada estableciendo sus presentaciones en ciudades específicas, para que las personas los buscaran a ellos y no a la inversa.

De la misma forma Steve Jobs (Fundador de Apple) ha tomado ideas de mercados ya maduros y los ha recreado convirtiendo a su compañía en el principal actor. En todos los mercados en que ha ingresado, lo ha hecho por donde menos lo esperaban sus competidores y les ha causado un terremoto grado 10. Inicialmente lo hizo en la industria de la música, la cual trasformo completamente, y literalmente les enseñó  a las grandes empresas de este rubro cómo vender su propio producto. Simultáneamente inventó el iPOD golpeando fuertemente a los fabricantes de dispositivos para escuchar música y creando una nueva categoría, donde prácticamente nunca tuvo competencia.

Este mismo principio aplico cuando ingresó al mercado del teléfono celular y castigó duramente a los antiguos “fuertes” de esta industria (RIM, Nokia, Sony, HBC, Motorola, Samsung, etc). Reinventó la idea del celular, transformó el concepto de lo que debía de ser un teléfono móvil y cambió la industria para siempre. Logró que el teléfono dejara de ser un aparato tonto para hacer llamadas, y lo convirtió en un aparato inteligente fusionando la PC con el celular.

Más recientemente retomo la idea de las “tablets PC” y dio una nueva forma a lo que estos dispositivos debían ser. Su impacto en el mundo de las computadoras personales ha sido tan grande que ha revolucionado a múltiples industrias, empresas, e instituciones; también ha cambiado nuestra forma de ver el mundo, de trabajar y hasta de relacionarnos. Las netbooks, que para las grandes empresas de PC eran el futuro de sus ventas y de la masificación de la PC, son ahora una categoría en ruta a la muerte, gracias al revolucionario replanteamiento de la computadora móvil de Apple. En este mercado tampoco han logrado nacer productos o compañías que puedan competir formalmente.

CONCLUSIÓN

La forma es una herramienta poderosa (Pero poco utilizada), que nos permite cambiar el mundo, y los mapas mentales de las personas. Basta con manipular el tono, mezclar, cambiar  el color, o la formas geometricas de las cosas para que nuestra opinión sobre ellas se trasforme.

Es necesario una mente abierta, que tenga la capacidad de ver más haya que lo que tiene frente a sus ojos, que pueda desarmar mentalmente las ideas y los conceptos y rearmarlos en ideas nuevas para descubrir mundos que pensamos en algún momento imposibles.

No existen reglas, no hay limitaciones, solo mentes blindadas. Debemos borrar nuestras ideas, ver las cosas desde diferentes ángulos y considerar hasta las ideas más locas; porque muchas veces esas ideas irreverentes, desquiciadas y absurdas, pueden convertirnos en leyendas.

Alex Bolaños

Emprendedor, ECMH alumni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *