Luego del Atari, Thriller y el break dance, ¿cómo es ahora la Generación X?

http://www.dentromusica.com/wp-content/uploads/2008/04/20070801mtv.jpg

A pesar que mi fecha de nacimiento no coincide con esta generación, siento mucha empatía y nostalgia al leer e investigar sobre la Generación X. Soy de las personas que nació en medio de dos generaciones – la X y la Y – y además creció bajo el cuido de los Baby Boomers. Quizás es de ahí de donde viene mí interés en conocer más sobre estas generaciones y dedicar este artículo a la Generación X, constituida por los que llegaron al mundo entre 1965 y 1976, y ahora tienen entre 35 y 45 años de edad.

“Apáticos”, “rebeldes” o “una generación perdida” que vive a la sombra de los destacados Baby Boomers son algunos términos utilizados para referirse a esta generación, pero ¿por qué?. Los pertenecientes a la Generación X crecieron y se convirtieron en adolescente durante una época de mucha incertidumbre en la que aumentaron drásticamente las rupturas de las familias tradicionales, siendo hijos de hogares uniparentales, en los que sus padres daban mayor importancia a los bienes materiales que al cuido de sus hijos. Neil Howe y William Strauss (1992), autores de un interesante análisis sobre las diferencias entre la generación X y Baby Boomers, lo explican de la siguiente manera: “Entre los años sesenta y principios de los ochentas, los preadolescentes estadounidense crecieron con muy poco afecto durante el periodo más virulentamente antinfantil en la historia moderna de los Estados Unidos. Algunas expresiones peyorativas (como ´niño con llave´) entraron en su lenguaje común, las prioridades estaban en otro lado”.

Es una generación que creció con interrogantes existenciales. Veían el anuncio de focos de contaminación en todas partes, se hablaba de un gran agujero en la capa de ozono y de probabilidades de morir de cáncer en la piel. Recibían recomendaciones como “cuidado con las relaciones sexuales pues puedes contraer SIDA, cuidado con las drogas, cuidado con las malas amistades en la escuela”.

Era una época de grandes rupturas de paradigmas en el mundo: una guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, el Papa Juan Pablo II sufre un intento de asesinato, la catástrofe nuclear de Chernóbil, la explosión del transbordador espacial Challenger, el cometa Halley pasa lo más cerca que podría pasar del planeta tierra sin destruirla, la caída del Muro de Berlín, entre otros.

Por otro lado, es una generación que vivió grandes momentos revolucionarios de la música, la tecnología, así como las marcas y la televisión; fueron testigos del nacimiento de los videos musicales, presenciando por primera vez la transmisión del canal musical MTV; utilizaron los primeros controles remotos para cambiar los canales de la televisión, el fax, las contestadoras, los correos de voz, la radio casetera, los teléfonos celulares, los CD players, los primeros juegos de consolas Atari, Sega y la famosa computadora Commodore 64. Vieron evolucionar la publicidad, que dejaba de vender productos para dedicarse más al entretenimiento. Una generación que creció viendo caricaturas como Mazinger Z, Godzilla, Lindo Pulgoso, George de la Selva, y series como Mash, Dynasty, Aventuras en Sombrerilandia, el Carro Fantástico, The A Team, los Dukes de Hazzard, Moonlighting, entre otros.

Fueron espectadores de películas que se convirtieron en clásicas como la trilogía de la Guerra de las Galaxias, Tiburón, Top Gun, E.T., Rocky, Flashdance, Indiana Jones y los Cazafantasmas. Se convirtieron en fans de grandes artistas de la música que marcaron nuevos géneros: Madonna, Michael Jackson, Metallica, Bon Jovi, The Police, Depeche Mode, Pet Shop Boys, Menudo, Men at work.

Utilizaron marcas como Reebok, Ocean Pacific, Kangaroos, Maui & Sons, Body Glove, Gotcha, Swatch, Trapper Keeper, Sony Walkman. Jugaron con video juegos como Pacman, Tetrix, Asteroid, Donkey Kong, Contra, y juegos de mesa como, Conecta Cuatro, Pictionary, No te enojes y el clásico Rubick Cube, entre otros.

El tiempo había transcurrido y se habían convertido en una generación mejor educada pero más insegura que la anterior. Habiendo cumplido la mayoría de edad con altas expectativas de éxito profesional, se encontraban con un mundo de escazas oportunidades en comparación con los Baby Boomers. Muchos de estos jóvenes no podían encontrar un buen trabajo, siendo estos pocos y mal pagados debido a una recesión económica, sumándole un camino incierto que había dejado la generación anterior debido al descuido y a la falta de disciplina. Ahora había que esforzarse aún más para conseguir lo soñado.

Esto los obligó a convertirse en una generación muy independiente, ingeniosa e individualista, que sólo creía en ellos mismos y que debió definir nuevamente los conceptos de éxito y felicidad. A raíz de esto es una generación que antes de soñar en ser gerente de una gran empresa sueña con gozar de buena salud para poder compartir más tiempo con su familia. Son equilibrados con su trabajo y vida familiar, responsables y flexibles, no les gusta la autoridad ni la estructura laboral.

Al ser la primera generación que creció con computadoras, se consideran tecnológicamente adeptos y se sienten cómodos con la tecnología actual, siempre y cuando sea de utilidad para el desarrollo de su trabajo o vida familiar. Son personas que se adaptan perfectamente bien al cambio y a los diferentes estilos de vidas alternativos. Ambiciosos y con muchas ganas de aprender nuevas habilidades, siempre que suceda bajo sus propios términos.

¿Qué sucede con esta generación en El Salvador? Para responder esta interrogante haré referencia a algunos resultados de la investigación “Segmentación por Cohortes” realizada por nuestra Escuela, en la que analizamos las formas de pensar, sentir y comportarse de tres generaciones en nuestro país: los Baby Boomers, la Generación X y la Generación Y. A partir de este estudio, puedo decir que existen muchas coincidencias en las características y formas de ver la vida de la Generación X de El Salvador y quienes crecieron en otros contextos como los Estados Unidos.

Para la Generación X en El Salvador, el éxito es definido como el deseo de superarse, acompañado por mucho esfuerzo, el cual está íntimamente ligado con el plano laboral y, sobre todo, con la superación y comparación entre el antes y el después de su situación económica. Es una generación que está dispuesta a sacrificar la familia por compromisos laborales únicamente urgentes e irremplazables, caso contrario, prefieren estar con ella. Podemos decir que es una generación que trabaja para vivir y no vive para trabajar.

Actualmente es una generación que se siente “en el limbo”, saben que no son jóvenes pero tampoco se sienten viejos, buscan no pasar estos límites y vivir de acuerdo a su edad, teniendo el equilibrio entre los gustos de los más jóvenes sin llegar al de los viejos.

Las diferencias más grandes que perciben entre su generación y la de sus hijos es en el uso de la tecnología. Perciben a sus padres como individuos que alcanzaron el éxito, pero no los consideran cercanos ni comprensivos. Ellos, en cambio, se consideran con una actitud más accesible hacia sus propios hijos. Definen a su generación como llena de cambios sociales y políticos por los que no tuvieron que pasar sus hijos y, por lo tanto, consideran que la vida de los jóvenes se ha acomodado y no los ven luchadores como ellos.

Podemos concluir que es una generación que, a pesar del contexto en el que creció, ha evolucionado, pasando de ser jóvenes “sin futuro” o “rebeldes sin ambiciones” a profesionales que cada vez más están tomando las riendas en nuestras sociedades y sustituyendo para bien a los famosos Baby Boomers.

Para conocer más sobre esta generación y las antes mencionadas, los invito a estar pendientes de la próxima publicación de la investigación institucional “Segmentación por Cohortes”.

Fuente Bibliográfica:

Strauss, N. H. (1992). The New Generation Gap . The Atlantic Monthly.


Verónica Márquez

Coordinadora Académica y de Investigación. Escuela de Comunicación Mónica Herrera. ECMH alumni

4 comentarios en “Luego del Atari, Thriller y el break dance, ¿cómo es ahora la Generación X?

  1. Alex Bolaños on

    Veronica;

    Me gusto mucho tu articulo ya que de forma practica, interesante divertida y nostálgica esta perfectamente explicado las diferencias entre los BB, la generación X (ahí estoy yo) y los Y. La utilidad de comprender estas diferencias y características de cada generación puede tener importantes resultados para las empresas, ya que nos permite diseñar y pensar acorde a las necesidades, hábitos, formas y matices de cada generación.

    Saludos,

    Alex B

    • Vero Márquez on

      Alex, Que bueno que te gustó, proximamente estaremos publicando la investigación completa de las tres generaciones.Esperamos que sea de mucha utilidad para las empreas, así como decis. Saludos.

  2. Federico Harrison on

    En una sociedad configurada por microsegmentos, en la que es cada vez más difícil encontrar hábitos e intereses comunes, la segmentación por cohortes (generaciones) nos permite encontrar asideros simbólicos relevantes. Porque aunque no a todos nos gusten las mismas cosas, ni nos comportemos de manera parecida, quienes crecimos en una misma época sí compartimos recuerdos e insights.

  3. Larisa Hernández on

    Es una necesidad humana el encontrar la aceptación de los demás, es por eso que constantemente estamos tratando de formar grupos por afinidades y definitivamente las épocas vividas nos aportan recuerdos que pueden ser fácilmente explotados en diferentes niveles.

  4. Pingback: McLunatics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *