Heinz Köbernik: Casos, puertos y cine

blog

Iniciamos una nueva sección que compartirá proyectos y desafíos a que se enfrentan los ex alumnos en sus actividades profesionales.  El objetivo es compartir estas  experiencias de aprendizaje con la comunidad Escuela. 

Para esta primera publicación invitamos a Heinz Köbernik, director de cine salvadoreño – alemán afincado en Los Angeles, quien en los últimos años ha dirigido una serie de proyectos en El Salvador, México, Reino Unido y USA, para clientes como Adidas, Pepsi, SoCalGas, Oxygen Bank, Northgate, Sherwin Williams y Coca Cola. 

El 12 de octubre de 2020 se estrenó, ¨The Director’s Treatment¨ cortometraje  número tres de Heinz. Con motivo del estreno, conversamos sobre los desafíos y aprendizajes de la producción, su vida profesional y las herramientas que aprendió en la Escuela para aplicar en su carrera profesional como cineasta. Este es un fragmento de esa conversación. 

Link para ver cortometraje: https://filmshortage.com/dailyshortpicks/the-directors-treatment/

Tus primeros años de formación como cineasta transcurrieron entre agencias de publicidad, casos y puertos de la Escuela. ¿Estas experiencias de aprendizaje cómo han marcado la forma en que abordás tus proyectos cinematográficos?

Aprendo haciendo. Cada proyecto cinematográfico que abordo es una oportunidad de explorar y aprender algo nuevo. Eso aplica para mi obra de ficción pero es particularmente cierto cuando filmo spots publicitarios porque me tengo que sumergir en el imaginario de una marca.

La Escuela fue un ambiente que me permitió profundizar en mis múltiples inquietudes creativas. Una de ellas fue el cine y audiovisual. Igual de trascendental fue que facilitó experiencias en que tuve que aprender a desenvolverme en dinámicas grupales y en escenarios reales. Filmar un comercial o una película es un acto colectivo y colaborativo. Como director de un proyecto cinematográfico, busco el funcionamiento armónico de mi crew y fomento la exploración y el “bocetaje” de todos.  

Definitivamente tener que aprender a presentar ideas y campañas frente a un jurado en semana de casos me dio las herramientas para hoy hacer lo que hago. Mi trabajo como director consiste en hacer pitches creativos constantemente. En la Escuela aprendí a presentar ideas de manera clara, concisa y sobre todo memorable. Gracias a Evita aprendí a que no tengan “horrores” de ortografía. 

La Escuela me encaminó a desarrollar una disciplina y rigor a la hora de abordar mi proceso creativo. “Creatividad con racionalidad”.

Recuerdo que cuando te conocí en la Escuela siempre buscabas hacer las tareas en formatos audiovisuales. Eran trabajos donde se percibía mucho rigor por experimentar con planos y luz. De esos primeros proyectos siempre identifiqué la música y la literatura como elementos fundamentales en tus piezas. ¿Siguen siendo estos elementos fundamentales para tus proyectos actuales? 

El cine tiene una gran musicalidad. Al igual que en la música, se debe hablar en términos de ritmo y tiempo.

Antes de entrar a la Escuela pensé que me iba a dedicar a la música. Mi primera expresión creativa fue tocar en bandas de post-punk como el.verano.de.milena y “Escrito en las Estrellas”. Por esa época comencé a documentar las subcultura de la escena punk centroamericana con mi cámara de video y me fascinó el cine. Algunas canciones de esta banda las pueden escuchar en Soundclould | https://soundcloud.com/heinzkobernik

El proceso de edición para mí es como escribir una canción. Las imágenes son las notas musicales que buscamos hacer sonar como una canción armónica.  

La música está presente desde el primer momento que me siento a conceptualizar un proyecto. Es mi guía. Comienzo creando un playlist con canciones que representen el espíritu del comercial que tengo en la cabeza y lo dejo en repeat hasta que ese tono impregna toda mi propuesta. 

Últimamente he buscado activamente leer más autores y autoras salvadoreñas contemporáneas. Recomiendo leer la obra de Jacinta Escudos y Horacio Castellanos Moya. 

Sobre ¨The Director’s Treatment ¨ me has comentado que es una comedia sobre vender ideas a clientes y luchar por encontrar tu voz como artista. ¿Es posible hallar tu voz en una industria que tiene muchas exigencias y donde percibo se priorizan otros aspectos más cercanos al mercado?

Absolutamente sí. Para mí, la publicidad es una plataforma para expresarme y compartir mi manera de ver el mundo: los vestuarios, decoración, iluminación, tono y color son solo algunos de todas las cosas en las que podés dejar tu huella.

“Todo comunica” nos dijo Nicole Paetz cuando entré a la Escuela. Hasta la fecha sigue siendo mi mantra.  

El proceso de hacer un comercial es bien personal para mí y lo desarrollo como si se tratasen de mis películas propias. Mi arte al servicio de una marca.  

¿A qué desafíos te enfrentaste con la producción de ¨The Director´s Treatment ¨ ?

Te lo resumo en esta foto que tomé en la noche tan solo horas antes de ir a la filmación más importante de mi vida:

fotocamioneta

La camioneta que me habían prestado para transportar el equipo me dejó tirado a medio freeway en la noche antes del rodaje. Fue el momento que en guión cinematográfico llaman “All is Lost”. Cuando parece que todo está perdido el personaje logra con peripecia y destreza sobreponerse y alcanzar su objetivo al final. 

Hacer este cortometraje fue tener que sobreponerme, obstáculo tras obstáculo, utilizando soluciones creativas y apoyándome en colaboradores increíblemente talentosos que yo sabía iban a elevar los valores de producción del corto. 

En ese momento yo no conocía a muchas personas en Los Angeles. Todas las personas que aparecen en los créditos del corto son las personas que conocía hasta ese momento y ellos me ayudaron a ejecutarlo. La mayoría son de Latino América y habíamos trabajado juntos filmando comerciales para el mercado americano e hispano. Les presenté mi proyecto de hacer un cortometraje pero con un lenguaje publicitario y les encantó la idea de referenciar con humor el mundo de la publicidad.

El reto más grande fue vencer mis inseguridades. Cuando comencé el proceso no me sentía capaz de poder escribir, dirigir y producir un cortometraje de ficción. Hasta la fecha llevaba varios años haciendo casi exclusivamente comerciales de televisión y estaba acostumbrado a trabajar con un equipo robusto que me ayudaba a ejecutar todo. Esta vez, tenía que hacerlo por mi cuenta y fue de las experiencias de mayor aprendizaje que he tenido. 

Simplemente “aprendí haciendo” y ahora inclusive estoy produciendo mis propios proyectos cinematográficos y también los de otros cineastas de El Salvador y Los Angeles.  

A los estudiantes de Diseño Estratégico, Comunicaciones Integradas de Marketing y Comunicación y Estrategia Digital que trabajan en producciones audiovisuales, ¿qué consejos les darías para garantizar productos que tenga su voz como artistas, pero que integren las necesidades del cliente?.

Escuchen primero. Luego tomen esa información y hagan su propia investigación. Cuando comprendan el corazón del concepto busquen la manera de insertar sus intereses sin secuestrar el proyecto. La idea es hacerlo crecer con tu propia voz. 

Cada proyecto te va a dictar hasta donde y en qué vas a poder dejar tu huella. En algunos proyectos vas a hacerlo más que en otros pero nunca dejés de proponer tus visión. 

Para finalizar. Volviendo a tus primeros años de formación como cineasta. ¨ The Director´s Treatment¨ es un cortometraje en memoria de Francisco Quezada, docente de taller audiovisual por muchos años de la Escuela y quien fue uno de los mejores documentalistas de El Salvador. ¿Qué aprendizajes te dejó la figura de Francisco Quezada en tu carrera como cineasta?

Mi inquietud por la Mónica Herrera comenzó cuando mi amigo y guitarrista me dijo que en una  escuela de comunicaciones en Santa Tecla daban la materia de Taller Audiovisual. En ese momento varios de los directores de videos musicales que yo admiraba estaban dando el salto a publicidad y eventualmente a largometrajes y supe que ese quería que fuera mi camino. 

Francisco fue una figura trascendental porque tenía un pie en su cine personal y el otro pie en la publicidad. Era un cineasta tan comprometido que arriesgó su vida en varias ocasiones para cubrir el lado más humano de la guerra. Siempre admiré ese compromiso con su arte. 

Le encantaba  la historia del cine y en particular era una enciclopedia de la historia de la producción en El Salvador. Le agradezco incontables horas donde respondía a mis inquietudes cinematográficas y me contaba sobre la historia del cine en El Salvador. 

Ese legado siempre me acompaña y por eso busco yo también documentar y fomentar la industria a mi alrededor. 

El sábado 24 de octubre se estrenará en el Mallorca International Film Festival,
¨ Vientos de Octubre ¨, cuarto cortometraje de Heinz, que fue producido en San Salvador en 2019. 

IG: https://www.instagram.com/vientosdeoctubrefilm/

Redes sociales de Heinz Köbernik:

IG: @heinzkobernik

Facebook: Heinz Köbernik

Sitio oficial: heinzkobernik.com

German Rosa

Docente e investigador. ECMH alumni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *