Capítulo III: HFG Ulm: diseñar y cuidar el mundo

Otro de los hechos más importantes de la historia mundial del diseño también sucedió en Alemania. Luego de la Segunda Guerra Mundial la sociedad alemana se enfrentó a una crisis social muy parecida a la del primer conflicto político militar mundial.
Como ya describí en el primer capítulo, el diseño no se queda de brazos cruzados ante las crisis.  Siempre busca actuar, ya que su principal característica es cambiar situaciones existentes por situaciones favorables. Así, inspirados por el desafío planteado por la Escuela Bauhaus, Inge Scholl y Otl Aicher fundaron la institución de diseño HFG ULM.

Al igual que la escuela Bauhaus en su momento, en 1953 la institución HFG Ulm se planteó como objetivo diseñar una nueva sociedad desde el diseño. Diseñadores y artistas comienzan a trabajar por ofrecer propuestas enfocadas en las necesidades de mayor urgencia para los ciudadanos.
Con el tiempo, se dieron cuenta que no solo era importante diseñar un nuevo mundo, sino que también era relevante cuidarlo para las futuras generaciones. Es así como Ulm propone diseñar y cuidar el mundo.

Pero ¿qué implica cuidar el mundo para la HFG Ulm? Para cumplir este objetivo la institución basó su trabajo en dos aspectos: coexistir y cocrear con los diferentes actores de la sociedad. Coexistir implica saber vivir y colaborar con los diferentes sectores de la sociedad y para ello, docentes y estudiantes de Ulm estaban claros que era necesario saber escuchar a otros profesionales de distintas disciplinas. Es así como formaron equipos de trabajo donde ya no estaban exclusivamente diseñadores y artistas, ahora, en estos grupos formaban parte científicos, ingenieros, matemáticos, físicos, sociólogos, políticos y comunidad educativa.Toda propuesta que presentó Ulm a la sociedad estaba construida desde diversas perspectivas sociales, por lo que la dinámica de encuentro y trabajo facilitó el consenso sobre las necesidades a trabajar y puso en la agenda de trabajo del diseño un tema que hasta el momento no había sido considerado relevante: el medio ambiente.
Este enfoque, que con el paso del tiempo se ha ido perdiendo, era más integrador, ya que no solamente colocaba en el centro del diseño al ser humano, sino al medio ambiente y los animales. Era un diseñar para todos y así era más fácil la labor de cuidar el mundo.

A partir de esta perspectiva, Dieter Rams reflexiona y propone unos principios del buen diseño.  Estos fundamentos invitan al diseñador a tener en cuenta que todo lo que se diseña debe perdurar y beneficiar tanto al ser humano como su contexto.
El segundo aspecto, cocrear, involucra en la práctica investigativa y proyectual de diseñar a todos los miembros del equipo, independientemente si son científicos, maestros, directores de orquesta, meseros, etc. Esta dinámica enriqueció los procesos de diseño porque cada participante aportó, desde su profesión, métodos y prácticas, pero sobre todo experiencias personales. La acción de diseñar no pertenece solo a los expertos de esta disciplina: cocreamos y diseñamos todos. Partiendo de esta metodología de trabajo la Ulm abordó temas como el transporte colectivo, vivienda para sectores vulnerables y objetos de uso diario.

Como ya he mencionado en capítulos anteriores la crisis generada por el COVID- 19 nos plantea diseñar una nueva sociedad. Para que esto suceda es importante aprender a coexistir y cocrear con los demás. Ningún actor social puede trabajar de manera aislada, necesita dialogar constantemente, aprender a compartir puntos de vista para cocrear y elaborar proyectos más efectivos a las necesidades actuales.  La invitación es para que nos involucremos más en iniciativas que permitan generar cambios significativos para sectores sociales vulnerables. Esta nueva sociedad que empieza a dibujarse ya, comienza en nuestra casa, en nuestra colonia y comunidad, por eso será importante aprender a coexistir y cocrear con nuestra familia y vecinos para que diseñemos el mundo y lo cuidemos.

German Rosa

Docente e investigador. ECMH alumni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *