Un duelo a muerte con Christopher Jones en 3 capítulos

I

Cuando tuve la oportunidad de escribir en el blog, Lo Estratégico,  pensé en muchos temas. Debatí por varios días con mi conciencia de diseñador qué contenido podía contribuir a la formación profesional de mis compañeros estudiantes. Decidí escribir sobre metodologías de diseño.

¿Por qué?

Porque indudablemente es un tema muy importante en los procesos profesionales y personales de los diseñadores para estructurar ideas y convertirlas en productos tangibles e intangibles.

El objetivo de este artículo es compartir cómo descubrí las metodologías de diseño y las ventajas que considero tienen los diseñadores al utilizarlas.

II

Muchos años antes de mi tesis, “Evolución de las metodologías de diseño del período de 1880 a 1968”, era un estudiante que odiaba las metodologías.

Para mí, el mundo del diseño era un mundo onírico: el diseñador frente a una nube esperando una solución. Todo problema se resolvía mediante un acto milagroso.

En ese tiempo mi enemigo era Christopher Jones. Escuchaba su nombre y me imaginaba junto él en una playa lejana, cada uno con su espada a punto de librar un duelo a muerte.

Christopher Jones levantaba su espada y comenzaba a decir palabras extrañas. Decía “-Caja Negra”, decía “-Caja Transparente”.

El duelo empezaba y el sol que estaba a punto de desaparecer en el horizonte me impedía darle un golpe certero. Así tuve muchos combates con Christopher Jones.

¿Cuál fue la experiencia que cambió mi forma de pensar?

No descubrí el sentido de las metodologías leyendo libros teóricos. Lo hice en un libro rojo muy grande titulado Señal del Diseño”, de Ronald Shakespear.

Lo encontré como se encuentra la mejor literatura del mundo, “a ras de suelo”, como asegura, Vila Matas. El libro estaba a 10 centímetros del piso. Saqué el libro del mueble e hice el préstamo a la biblioteca.

Las primeras páginas fueron una epifanía. En el libro encontré todo el trabajo que el estudio de Ronald Shakespear desarrolló en más de treinta años.

De todos los proyectos el que más me impresionó fue el que ejecutó para la señalización de los subterráneos de Buenos Aires. Obviamente, Shakespear no solo era un tipo que se sentaba con su pipa a esperar soluciones por arte de magia. Tenía que descubrir cuál era la estructura de su pensamiento para resolver problemas tan complejos que involucraban muchos sectores de la sociedad.

Decidido a entender cómo funcionaban los procesos de Ronald Shakespear leí el documento en un día.  Sobre lo que leí, en este momento podría escribir más de 1000 páginas, pero me enfoco en un fragmento que me motivó a entender por qué es importante estructurar ideas:

“El diseño, por el contrario, es una metodología intelectiva para producir soluciones ante una necesidad cierta. Plan mental. El diseño es un proceso paulatino de carácter secuencial, para la generación de ideas tendientes a resolver problemas humanos. Y no surge de forma espontánea. Surge de la voluntad, del conocimiento de la gente y del análisis y el estudio del contexto y de sus posibilidades. Finalmente, surge del duro trabajo del aprendizaje (Shakespear, 2003, pág. 112)”.

¿Qué descubrí en ese párrafo?

  • Primero, que el diseño es la base de toda actividad humana que nace a partir de un plan mental. Es decir, todos somos diseñadores.  Cada mañana nos levantamos y planificamos nuestro día, lo diseñamos.
  • Segundo, que para diseñar es necesario trabajar para un usuario, de lo contrario se convierte en un acto de autorrepresentación. Si a  uno le gusta autorrepresentarse en todos los trabajos lo mejor es estudiar arte.
  • Tercero, que si el diseño es la base de toda actividad humana, por lógica tengo que estudiar el comportamiento y necesidades de las personas.
  • Cuatro, para estudiar el comportamiento de toda actividad humana debo ordenar mis procesos mentales para ofrecer soluciones razonables y responsables a las necesidades del usuario.

Luego de estos descubrimiento inicié una búsqueda sobre todas las maneras en que podía estructurar mis ideas.

Finalmente, para mi tesis presenté un documento que registraba la evolución de algunos aspectos metodológicos. A partir  de esa investigación  encontré las ventajas que tenemos  los diseñadores al metodizar nuestro trabajo:

  1. Conocer nuestras fortalezas y debilidades. Si vamos a trabajar resolviendo los problemas de otras personas, tenemos que saber cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. No voy a ofrecer algo fuera de mis capacidades intelectuales; sería antiético. Conocer las competencias con las que cuento y las que me hacen falta mejorar, me responsabilizan con mi trabajo diario. En ese sentido, mi método de trabajo refleja para qué áreas soy mejor y en cuales necesito una mejora continua y mucha disciplina.
  2. Permite entender la realidad del usuario y su contexto. Anteriormente expresé que el diseño es la base de toda actividad humana y sobre eso se puede escribir mucho, pero lo importante es saber que si en mi carrera se planifica las actividades de las personas, debo tener las mejores herramientas para entender sus comportamientos. La metodología me permite mantener un diálogo con los usuarios a lo largo del proceso de diseño y eso es fundamental para entender su realidad y contexto.
  3. Permite convertir situaciones existentes en situaciones preferibles

¿Qué es una situación existente? Imaginemos  que llega un empleado nuevo a la oficina y se le asigna un lugar para trabajar.  El espacio es demasiado pequeño y la compañía compró mobiliario muy pequeño.  El empleado es un tipo muy alto y la silla es muy pequeña para sus características físicas.  Esta persona está incomoda. Todos los días.

¿Qué es una situación preferible? Supongamos que a ustedes como diseñadores le han asignado hacer frente a la situación existente del empleado. Antes de iniciar el trabajo deben reconocer si son capaces de lograr tal hazaña. Luego de analizar el caso deciden ayudar a este usuario. Para ello,  deben convertir la situación existente por una situación más favorable a sus necesidades.

Para convertir una situación existente en una situación preferible primero es necesario conocer nuestras fortalezas y debilidades; segundo, entender la realidad del usuario y su contexto.

III

Aplicar la metodología en el trabajo cotidiano no es una obligación, pero es una responsabilidad en nuestros procesos y una garantía de mejores resultados.

Espero con esta contribución despertar el interés en la búsqueda personal de un trabajo de diseño profesional.

German Rosa

Docente. ECMH alumni

2 comentarios en “Un duelo a muerte con Christopher Jones en 3 capítulos

  1. Maria Teresa Rojas on

    Buen artículo…. Definitivamente el diseño inicia dsd q nos levantamos y trabajamos en nuestro diseño de vida diario!

  2. Pingback: Evolución de las metodologías de diseño en el movimiento Arts and Crafts y las escuelas Bauhaus y HFG Ulm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *