El contexto y sus conjugaciones

Alumnos de la ECMH aprendiendo sobre el nuevo sistema de votación.

¿Quiénes son los jóvenes? Por lo general, cuando se refieren a nosotros, nos describen como personas dinámicas, con ideas frescas, con pasión, con ganas, con iniciativa, de mente abierta y dispuestos a ver el mundo desde diferentes perspectivas, tan cliché como esa frase que dice que “somos el futuro”. Son esas características que casi se hacen inherentes a nuestra edad y, quizá pecando de optimista, considero no están necesariamente lejos de la realidad.

Siguiendo con esta visión, se podría decir que los jóvenes estamos dispuestos a aprender sobre nuevas tecnologías, a integrarlas a nuestro día a día, a conocer nuevas marcas, interactuar con diferentes personas, solemos tener expectativas positivas de nuestro futuro, buscamos aplicar los conocimientos que hemos adquirido, insistimos en cambiar la forma usual en la que las cosas se hacen…

¿Y si se trata de realidad nacional? Quizá ahí cambia un poco el panorama: “Tal vez otros deberían ocuparse de esos temas”. “Los que se deberían involucrar son los que se ven afectados o a los que les importan esas cosas, igual no es que entendamos bien el asunto”. Y entonces, la actitud pasa de ser optimista a indiferente.

Pero, ¿se puede realmente ser indiferente a la realidad nacional, a nuestro contexto?

Tanto en diseño, como en marketing y comunicaciones nos enseñan sobre cómo el contexto afecta: las ventas, la percepción, la relación con el producto, las necesidades, las preferencias, el comportamiento, por fin: ¡TODO!

Supongamos entonces que somos una marca, un producto: es inevitable que el entorno nos afecte. La construcción de ciudadanía se dirige por este rumbo, el interés por la mejora del entorno. Y como es obvio – generalizar no es válido – hay jóvenes que están interesados en comprenderlo y cambiarlo.

Un ejemplo de ellos son los #Indignadosv y otras organizaciones de jóvenes como CREO, quienes se han conformado con el objetivo de crear ciudadanía, trabajar en torno a la mejora del país y construir una sociedad civil más informada, con insumos para hacerse su propia opinión.

Hay ciertos factores que han favorecido el surgimiento de movimientos ciudadanos liderados por jóvenes, como las redes sociales y la influencia de este tipo de movimientos a nivel internacional. El objetivo, a fin de cuentas, es encontrar aquellos puntos comunes a la sociedad civil para trabajar hacia una misma causa y hacer transformaciones que contribuyan con el mejoramiento de las condiciones de vida.

De aquí que las conjugaciones de cómo afecta el contexto a la ciudadanía estén hechas en primera persona, en singular y en plural: me afecta, nos afecta.

Leda Romero

ECMH alumni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *