Responsabilidad Social Individual y construcción de ciudadanía

Imagen de www.miltrescientosgramos.com

El interés por transformar el quehacer empresarial en una actividad que obedezca a principios de sostenibilidad e inclusividad es una práctica generalizada en países primermundistas y también entre los más desarrollados de Latinoamérica. El Salvador, por su parte, está realizando esfuerzos por integrarse a esta visión de hacer negocios.

Una de las principales entidades que está trabajando en torno a la implementación de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en nuestro país es la Fundación Empresarial para la Acción Social (@FUNDEMAS), quienes, en línea con su misión, realizan actividades de formación en esta área. Es en este contexto que recientemente se llevó a cabo la Conferencia ¨¿Cómo comunicar la RSE?¨ dictada especialmente para estudiantes universitarios por el venezolano Ítalo Pizzolante (@ipizzolante), experto en comunicación corporativa.

En este artículo se retoman algunos de los puntos más representativos de dicha conferencia, en la que el énfasis estuvo situado en el individuo como principal movilizador de las acciones propias y de su entorno. Y de la generación de confianza como fundamento para la RSE, no sólo de las empresas, sino también de la persona, como ciudadano.

Pizzolante atribuye el auge de la RSE a nivel global a un cuestionamiento generalizado sobre cuáles son los valores que están guiando el comportamiento de la economía y de las sociedades, cuestionamientos que últimamente han provocado importantes movimientos ciudadanos alrededor del mundo exigiendo nuevos actores sociales, económicos y políticos en los que se pueda confiar. Y es aquí donde establece la confianza, junto con la responsabilidad, como uno de esos valores primordiales, puesto que ambos se transforman en motivadores para la toma de decisiones y la determinación del impacto de las propias acciones.

La responsabilidad, afirma Pizzolante, no es ni más ni menos que un estado de conciencia que se logra mediante el acceso a la información y la libertad de expresión. Por tanto, la Responsabilidad Social Individual (RSI) es el estado de conciencia del impacto positivo o negativo de aquello que hacemos o dejamos de hacer que afecta el entorno en el que participamos, lo que se traduce en construir ciudadanía.

La transformación individual es lo que ha provocado a un cambio en las sociedades, que se está desencadenando en exigencias cada vez más altas para los gobernantes, las empresas y los consumidores. Son estos quienes han tomado un papel mucho más activo en su interacción con las marcas y, en este sentido, el aspecto más importante para todos los cambios sociales que se están viviendo es la comunicación, a través de las redes sociales y el Internet.

Este consumidor informado, empoderado y socialmente responsable, es el que está liderando transformaciones en la forma de hacer negocios: exigiendo etiquetas con información verídica sobre la procedencia de la materia prima de los productos que compra, indagando sobre la mano de obra que produce lo que usa, investigando sobre el manejo de desechos de las marcas que adquiere.

La Responsabilidad Social Ciudadana o Individual es una manera diferente de ver nuestro rol como ciudadanos, fortaleciéndolo. La toma de conciencia, la armonización de intereses y el liderazgo responsable son solo algunas de las características que conforman la RSI y cuyo fin es construir ciudadanía informada, crítica y activa.

La preferencia de compra de productos con causa social incrementa nueve puntos anualmente. Además, el mercado está dispuesto a pagar entre un 6 y un 20 por ciento más por ese producto. Esto comprueba la apertura hacia acciones que hagan la diferencia y que están siendo guiadas por el consumidor.

Por tanto, la Responsabilidad Social Empresarial no se comunica únicamente a través de grandes campañas protagonizadas por las empresas. También surge como respuesta a las exigencias del consumidor, enfocadas hacia prácticas empresariales sustentables guiadas por un liderazgo responsable.

A manera de conclusión personal, puedo decir que el rol del individuo en la transformación de su entorno debe iniciar con la toma de conciencia de su posición en la realidad para interpretar, comunicar y actuar. Todo con el objetivo de la construcción de ciudadanía a través de la RSI, que está comprobando tener un amplio rango de acción y gran influencia en la esfera social, política y económica del mundo actual.

La Responsabilidad Social Individual es una nueva actitud que puede generar transformaciones importantes, que tiene como aliadas herramientas de comunicación poderosas como las redes sociales y que, además, está siendo protagonizada por jóvenes en su rol de individuos, consumidores y ciudadanos con una visión responsable del futuro.

Leda Romero

ECMH alumni

Un comentario en “Responsabilidad Social Individual y construcción de ciudadanía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *