Cómo han cambiado las cosas: sobre la enseñanza del diseño

Imagen de: http://bit.ly/tUaDDs

Se me hace muy difícil no establecer comparaciones entre la enseñanza que recibimos los diseñadores de mi generación y la que hoy día reciben nuestros estudiantes. La primera, basada obviamente en las teorías del diseño, pero también con una gran carga de contenido manual. Nuestros catedráticos fueron tanto  artistas plásticos que nos enseñaron a apreciar y exigir el preciosismo técnico en nuestros proyectos, como diseñadores jóvenes regresando de sus maestrías, quienes con sus historias y anécdotas en universidades del extranjero nos abrían la mente a otras posibilidades.

Mi generación es la de la guerra civil de El Salvador, del reclutamiento forzoso, de las bombas en los postes y cajas de teléfonos, de las tanquetas estacionadas en la puerta de las casas, de la ofensiva “Hasta el tope”, del toque de queda y los racionamientos de energía eléctrica. Pero también de la inventiva y la improvisación, ¡la generación MacGyver! Estudiantes que pintaban sus ilustraciones con pasta de zapatos líquida cuando escaseaba la tinta china, que dibujaban la tipografía a mano, calcándola de los catálogos “mecanorma” , del montaje de artículos de revista recortando textos línea por línea y pegándolos sobre el cartón con Rubber Cement; ni soñar en esos momentos con el spray adhesivo –, el cartón espuma o la cinta doble adhesiva que tantos problemas resuelve. Somos os que hacíamos láminas de dibujo técnico bajo la luz de las velas, no por conciencia ecológica o por romanticismo, sino porque nos racionaban la electricidad de 4 a 6 horas diarias y a veces no alcanzábamos a llegar a la casa de nuestros compañeros, ya que los horarios de racionamiento  no eran simultáneos, sino por horas y por zonas, así que no era raro vernos cuales nómadas de casa en casa tratando de terminar las tareas, haciendo miles de bocetos para cada proyecto, investigando en libros y enciclopedias genéricas y maravillándonos cuando alguno de nuestros compañeros – no sé cómo – lograba conseguir una revista de diseño…poder hojear una How o una Print era un verdadero acontecimiento.

Ni hablar del momento en que nuestra Escuela de Diseño inauguró un sofisticado y vanguardista centro de cómputos equipado con 2 computadoras Apple Macintosh Power PC que tenían capacidad de 16 MB de memoria RAM y 250 MB de disco duro y por las cuales teníamos que hacer largas filas y esperar mucho tiempo, antes de tener un turno máximo de 2 horas para utilizarlas, pues era inimaginable que alguno tuviera una computadora en  casa… ¡mucho menos una Mac! Y con ellas aprendimos a usar Freehand 3.5, Photoshop 2.0 y Page Maker 4.0 a la brava, con la ley de prueba y error. Todavía en esa época no teníamos acceso a internet; me remonto a esos días y me sorprende aun hoy de todo lo que fuimos y somos capaces de hacer sin máquinas, utilizando como únicas herramientas para materializar nuestras ideas las manos. Como teníamos tantas y tan diversas limitaciones tecnológicas, la excelencia técnica era obligatoria y el contenido conceptual indispensable. Aunque de otra manera, nosotros también “aprendimos haciendo”.

Hoy en día nuestros estudiantes tienen acceso, al igual que antes, a una educación basada en las teorías del diseño pero además con base en la multi disciplina. Están siendo educados por profesionales de diferentes ámbitos de la comunicación y el diseño. Están inmersos en un mundo muy cambiante que los obliga a estar enterados de todo lo que pasa a su alrededor, tienen la ventaja de haber nacido ya casi todos ellos en un mundo digital. Poseen al menos un iPod o una iMac o un iPad, cámara digital y análoga, una consola de video juegos, video juegos portátiles, televisión satelital e internet móvil, entre otras cosas. Además conocen todos los programas de diseño digital y saben usarlos magistralmente tanto en la bi como en la tri dimensión, conocen de programación web, de video y animación, de mercados, usuarios, semiótica y significados, saben de tendencias y modas, conocen y tienen acceso a cientos de tipografías y sin tener que dibujarlas, lo cual a veces los hace caer en el exceso.  Tienen una cultura visual amplísima y un sinfín de posibilidades al alcance de sus manos.

Pero sobre todo lo anterior, los estudiantes de diseño de hoy tienen la capacidad del “multi tasking”; pueden trabajar frente a la computadora con los audífonos puestos y la TV encendida a la vez que sostienen una conversación en el chat; pueden estar en una clase, una ponencia o un evento y al igual que otros en el resto del mundo están comentando en las redes sociales si les gusta, les encanta o les aburre…es su mundo, es el mundo en el que nacieron y han crecido. Obviamente hay códigos sociales aun para esto y también es responsabilidad de nosotros hacerles notar cuando están sobrepasando los limites de su individualidad e invadiendo los  espacios de otros, pero no se trata de ir en contra de esta capacidad de multi enfoque o multi atención, se trata de encausarla y usarla con responsabilidad y madurez.

Una de las razones que me hacen continuar en un salón de clases después de dieciséis años, además de la vocación por enseñar, es que mis alumnos me mantienen actualizada de lo que está pasando hoy con la música, el cine, las tendencias, la tecnología, los códigos visuales y verbales. Ellos son el termómetro del mundo que nos rodea, tienen una gran capacidad para resolver proyectos en poco tiempo echando mano de su vastamente alimentada memoria visual.

Pero también ese acceso a tanto y tan diferente trae consigo un peligro muy grande para un diseñador: el perder la capacidad de asombro por las pequeñas cosas, por una técnica impecable, por una paleta cromática diferente, por un diseño más conceptual, con menos uso de efectos visuales y, por lo tanto, más individual y con más identidad propia y cultural. Necesitamos también que nuestros estudiantes de diseño se preocupen por conseguir una redacción coherente – que solo se desarrollará al leer más y de todo, no solo de diseño –, por dedicarle el tiempo necesario a la conceptualización y la bocetería y por deleitarse y apasionarse con cada asignación que reciben.

Nos enseña la biblia que no debemos decir que todo tiempo pasado fue mejor, que debemos ver lo bueno de cada momento en que vivimos, por lo tanto no diré que eran mejores los estudiantes de diseño de antes que los de hoy; diré que son diferentes y que me gustaría poder transmitir a mis estudiantes lo importante de diseñar con una base conceptual sólida, con énfasis en la excelencia técnica y con el sello de la identidad cultural. Que es importante la forma, pues es el punto de entrada a nuestro receptor, pero que es el fondo o el contenido lo que generará la respuesta que como diseñadores esperamos. Que la tecnología es maravillosa, ahorra tiempo y genera resultados sorprendentes, pero que es una herramienta más y que la verdadera máquina de hacer diseño es su mente.

Más allá de las tendencias, las técnicas y la tecnología, nuestra más grande preocupación debería ser lo que la sociedad espera de nosotros como diseñadores.

Vamos a conversar de esto más adelante.

Larisa Hernández

Coordinadora de Proyección Social y Docente de la ECMH. Diseñadora gráfica e ilustradora, exporta diseño a diferentes industrias en USA.

9 comentarios en “Cómo han cambiado las cosas: sobre la enseñanza del diseño

  1. Que sabias palabras! :) Todas las generaciones de diseño Salvadoreño que se han graduado o egresado ofrecen algo diferente y espectacular – pero esa enseñanza que recibimos nuestra generación (opinión muy personal) nos hace valorar más la tecnología con la que ahora contamos…. Y (muy importante para quienes laboran o quieren laborar en mi campo) – lo hecho a mano es valorado por sobre la tecnología – Curioso no?! Más aun cuando trato con países de primer mundo!!
    Ya ni se diga diseñar con conceptos sólidos – en mi caso con una de mis colecciones en particular en la que hago uso 100% de la computadora, el concepto de los diseños es lo que ha capturado clientes!

    Si me permitís :) agregar – por lo que he visto ayudando a la organización de concursos de diseño – el entusiasmo, pasíon, humildad y responsabilidad que he visto en los participantes (y cabe mencionar que hay muchos de las generaciones nuevas :) es algo que me mueve!!! Eso también hay que inculcarlo en las generaciones nuevas!!! Los clientes al final ven esta pasión, esa humildad y responsabilidad – se dan cuenta!!! y lo valoran muchísimo!!!

    Que buen artículo Lari!!!

  2. Marce Milla on

    Laris! Super buen artículo! Definitivamente que pareciera que más años han pasado entre ambas generaciones cuando realmente solo es que la tecnología ha avanzado TAN rápido que pareciera una diferencia abismal de tiempo cuando no lo es! Creo que es super importante que los diseñadores de hoy seamos tan detallistas y meticulosos como nuestros maestros, y también que nuestros maestros tengan la mente abierta para comprender que nuestra manera de aprender y digerir la información es super diferente. Como usted dice, hemos aprendido a vivir haciendo 7 cosas a la ves sin desconcentrarnos de ninguna y sin perder el ritmo, pero esto tambien nos hace perder a veces la noción entre lo virtual y lo real.

    :) Me encantó!

  3. Virginia Gálvez on

    Me siento orgullosa de formar parte de una de las generaciones dentro de esos 16 años, gracias por toda la formación, la pasión y la visión de diseño que usted inculca en cada uno de sus alumnos. GRACIAS por enseñarme a enamorarme de lo que hago y ser un ejemplo para ser mejor cada día!!!

  4. Larisa Hernández on

    Asi es Emma, aparte del talento y el buen diseño, los clientes también perciben la calidad humana. Ya lo decía Milton Glaser, hay que trabajar para y con personas que sean “buenas” y aporten positivamente.

  5. Larisa Hernández on

    Virginia…por tener diseñadoras como usted es que debemos seguir en las aulas!! Gracias por sus palabras! ahora que usted también es catedrática comprenderá mucho mejor de lo que hablo!

  6. Larisa, has dicho mucho, con pocas y sabias palabras. En mis 16 años de enseñanza del diseño tanto en Estados Unidos, El Salvador y por ultimo en Australia, lo que he aprendido es que el talento por el diseño nunca puede ser limitado ni imitado por las maquinas.
    La conceptualizacion o contenido es y siempre sera lo mas importante en el trabajo nuestro, y para ello, la investigacion es indispensable.
    Debido a que podemos investigar mas rapido, nuestro trabajo lleva muchisima mas ventaja que antes.

    Creo que el diseñar sin el google, es el reto mas grande! Evitar la tentacion de ver ‘que mas se ha hecho visualmente’ y reservar ese espacio de sorpresa hacia nosotros mismos para mantenernos innovadores.

    Creo que la epoca digital ha hecho que existan menos movimientos artisticos y por lo tanto, que el diseño se convierta en moda y no en innovacion.

    Asi pues, tenemos avances grandisimos en el area tecnologica, pero los avances tan rapidos de movimientos de diseño, que se dieron en los años 50 – 80’s ha disminuido.

    Pero hay espacio siempre para lo que el mundo necesita, y este es el momento de ser creativos en otras areas que no son para expresion propia, sino, para mantenernos unidos como sociedad. Y esto es precisamente, una de las labores de los diseñadores: mejorar la calidad visual a la cual la sociedad esta expuesta.

    Un abrazo fuerte desde Australia, Te quiere y te admira tu ex maestra..
    PS: disculpa si se me va un error ortografico por ahi.. casi no escribo ya en español, asi que no me vayas a mandar a hacer planas como yo lo hacia con ustedes.. jajaja..

  7. Larisa Hernández on

    Muy de acuerdo con tus puntos de vista Taty, la tecnología definitivamente nos ha venido a ahorrar el tiempo en la ejecución de los proyectos, pero la misma velocidad de la vida actual nos está privando de disfrutar mas detenidamente de los pequeños detalles y los grandes aportes…Gracias por comentar y gracias por haberme presentado a las Mac! y a los programas de diseño! y como menciono en el articulo fuiste una de esas profesoras que nos motivaban contandonos de sus aventuras estudiando en el extranjero!

  8. Excelente articulo y comparto las ideas.

    No hay una generacion mejor que la otra, simplemente somos el resultado del entorno.

    Ahora bien, si puedo decir y en general, no solamente a nivel de nuestro pais, las generaciones actuales han perdido un poco de la pasion del diseno. Todo se mueve tan rapido, todo cambia sumamente de prisa que muchos se vuelven una maquila de diseno; fruto de este mundo multitasking donde la economia no es estable y los clientes buscan a como de lugar “hacer dinero” para mantenerse en operaciones.

    Si nuestra generacion se maravillaba con el preciosismo tecnico, si soñabamos con las historias de nuestros catedraticos regresando de sus maestrias, si buscabamos con hambre hojear una resvista de diseno, era justamente por la motivacion y la pasion de lo que estabamos haciendo.

    Veo la ensenanza actual, y ahora si refiriendome mas a nuestro entorno en El Salvador y pienso, cuantos de los que estan formando a nuestros disenadores tienen esa pasion por ensenar, por igual que los alumnos, buscar prepararse para poder nutrirlos con el mismo combustible que nuestros catedraticos nos nutrian de sus historias al extranjero, etc, etc. Muy pocos.

    Esta generacion al tener tantas herramientas al alcance de la mano se vuelve mucho mas exigente y los catedraticos tienen que prepararse mucho mas para poder suplir y satisfacer estas exigencias, el reto es para ambos lados. A quienes ensenan para poder excitar la mente de los nuevos disenadores; y de los estudiantes para poder mantener la pasion en lo que hacen.

    Y aqui si voy a hacer el anuncio a tu favor, de pocos de los que conozco y optaron el camino de la enseñanza, podria decir pongo las manos al fuego al hablar de la pasion en sus ojos.

    Definitivamente creo querida Larisa, que sos una docente apasionada, y no dudo que transmitis ese elemento a tus estudiantes, pero hablando en macro, cuantos realmente se toman ese tiempo?… cuantos se toman el tiempo de tambien buscar nuevos caminos para prepararse, nuevas ideas, nuevos mercados? sera un 15% de la poblacion docente?

    En nuestra epoca 15% eran los que no tenian historias del extranjero, o que no tenian maestrias, o que no habian ganado certamenes nacionales de pintura, o que no tenian exposiciones consagradas como artistas plasticos reconocidos,y ese 15% compensaba con otros talentos que tambien enriquecieron el fruto de los estudiantes de esa generacion.

    Definitivamente no estoy diciendo que lo de fuera es mejor que el diseno cargado con nuestra cultura, por favor no malinterpreten. A nosotros nos hacian sonar con historias del extranjero, habra que encontrar cual es el elemento que la generacion de ahora necesita para tambien soñar y apasionarse por lo que hacen, ya que lo que pasa en el extranjero esta tan accesible como abrir el Google.

    Diria yo que lo que has mencionado es una gran reto a vencer: para los docentes para encontrar nuevos elementos para poder suplir las exigencias de esta nueva generacion abierta al mundo, y para los estudiantes para encontrar que la computadora y otros solo son herramientas, no la solucion. El disenador es la solucion.

    Y creo que habria que hacerles el experimento de usar el pincel 00 y ver que tal les va… solo porque ya tengo como dos semanas de estar recordando mis historias con el 00.

    Excelente articulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *