Social media branding: amar antes de vender.

Durante el 2010 hemos sido testigos de cómo las redes sociales han iniciado su solidificación y rápida evolución viéndolo reflejado en un crecimiento exponencial del involucramiento de usuarios en redes sociales como Facebook, Twitter, Youtube, Linkedin, Myspace, entre otras. Según Millián Berzosa (Berzosa, 2010) las redes sociales más populares suman ya más de dos mil millones de usuarios alrededor del mundo.  Actualmente Facebook tiene 550 millones de usuarios, Youtube 350 millones y redes como Twitter y Myspace  150 y 120 millones de usuarios.

El desenvolvimiento de las personas dentro de las redes sociales se ha convertido en la extensión de su vida cotidiana, siendo esto una realidad que las marcas no pueden pasar por alto. Estas deben tener claro y adaptarse a las características de los nuevos espacios a los que sus consumidores ya están acostumbrados y de los que no van a retroceder. De lo contrario, esto podría ocasionar que  las marcas se convirtieran en  autoras de su propio suicidio a largo plazo o, peor aún, a mediano plazo.

Podemos decir que las marcas son expertas en comunicarse por medios en los que únicamente ellas tienen el control, transmitiendo mensajes unidireccionales repetidas veces y que suponen entretener al receptor. Ahora, deben aprender a comunicarse en  nuevos espacios  definidos y controlados por el consumidor, donde los mensajes viajan hacia diferentes direcciones, adaptados o modificados las veces que las personas consideren necesarias,  influenciando y envolviendo a otros usuarios, sobrepasando factores culturales, geográficos y políticos, a una velocidad sin precedentes.

Estas nuevas plataformas tecnológicas definitivamente dan pie al surgimiento de una nueva forma de branding, el social media branding, el cual se genera a partir de la interacción de los usuarios y las marcas que se encuentran dentro del mundo de las redes sociales. Es importante tener claro que el branding es el conjunto de significados que una marca puede brindarle a las personas o viceversa, generando valor emocional y sentido de pertenencia, culminando en una  asociación y conexión entre ambos a través del tiempo.  El social media branding puede ser de gran provecho para las marcas, si éstas saben definir estrategias de comunicación adecuadas a la social media y sobre todo, entender cómo interactuar con los nuevos prosumidores.

Para profundizar más en el tema, hago referencia a Joan Jiménez, español experto en el social media branding y el Internet, quien en su e-book “No me Compres 40 claves para vender tu marca en redes sociales” (Jiménez, 2009), hace un nuevo planteamiento de cómo las marcas deben desaprender lo aprendido hasta ahora y construir marca en una nueva realidad a la cual deben de entender y adaptarse rápidamente. Considerando que lo más importante es que una marca ya no debe  tener una actitud de vender, al contrario debe  primero lograr ser querida y aceptada dentro del círculo social al que la marca debe antes aportar: identidad, conversación, información y/o entretenimiento.  Es acá donde las estrategias de branding deben concentrarse, generando conversaciones duraderas en el tiempo, logrando primero tener una clara identidad como marca, no olvidando que las marcas están hechas de personas y por personas y que ésta es la única manera de posicionarse en el público objetivo y de pertenecer a estos círculos o comunidades. Caso contrario, lo que sucede hoy en día con muchas marcas es que las vemos interactuar en las redes sociales utilizando estrategias enfocadas únicamente en obtener grandes cantidades de seguidores, sin considerar al menos si son personas que tienen o podrían tener algún punto de interés con la marca, que sirva como partida para una relación a  largo plazo.

Es preciso hacer notar que las marcas no lo están haciendo bien y que están utilizando estrategias erradas, que las redes sociales no son una herramienta  para vender y que a pesar que el reto es cada vez más grande debido a la competitividad, las marcas deben tener claro que la forma de comunicarse con las personas ha cambiado, las marcas deben escuchar antes de pedir u opinar. Solo la empatía les permitirá generar conversaciones fluidas y naturales aportando poco a poco, en pequeñas dosis, información y/o entretenimiento y de esta manera lograr que el amor surja entablando relaciones sólidas y duraderas.

Fuentes Cibergráficas.

Berzosa, M. (octubre de 2010). iRedes. Recuperado el Enero de 2011, de Primer Congreso Iberoamericano de Redes Sociales : www.iredes.es

Jiménez, J. (Septiembre de 2009). www.joanjimenez.com. Recuperado el Enero de 2011, de http://www.joanjimenez.com/new/2009/09/no-me-compres-nuevo-ebook-el-1711/

Verónica Márquez

Coordinadora Académica y de Investigación. Escuela de Comunicación Mónica Herrera. ECMH alumni

4 comentarios en “Social media branding: amar antes de vender.

  1. Totalmente de acuerdo Vero, las empresas han degenerado la utilizacion de las Redes en vertientes poco valoradas de ofertas y anuncios, los socializadores que somos todos en estos espacios buscamos relaciones de valor que nos permitan enriquecer nuestro propio mundo y defininitavemente no deberia ser un espacio comercial, sin duda alguna la sed de audiencias obligan a establecer este tipo de comunicacion, mi pregunta es hasta donde sera soportado por los que ahi habitamos, como responderemos a esta invasion a nuestro espacio? o definitivamente nuevas formas digitales apareceran y estas Redes comenzaran a quedar en el olvido.

  2. Ale Mejia on

    El mismo libro que recomendé en el artículo de Alex Bolaños; Permission Marketing de Seth Godin. Aplica también en social media el hecho que las personas no quieren ser interrumpidas, las redes sociales como bien decís y como decía Mc Luhan que los medios son extensiones de nuestros sentidos, entonces no queremos entrar a facebook a enfrentarnos a ese marketing basado en un sistema de interrupción, más bien lo que hacemos es darle permiso a aquellas marcas con las que nos sentimos identificados y queremos que sean parte de nuestro estilo de vida, al darles permiso les decimos, la marca va entendiendo cómo, cuando y adonde comunicarse contigo y transformar ese marketing de interrupción en uno de permisos.

    -Que bien escuela por este espacio, que lindo ver una comunidad de profesionales compartiendo conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *