Las cosas importantes primero

Hablando en una reunión acerca de nuestra responsabilidad de construir ciudadanía – que entenderemos como “El derecho y la disposición de participar en una comunidad, a través de la acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, con el objetivo de optimizar el bienestar público” – vino a mi mente algo que leí, creo que en el año 2005, y de lo cual nunca había escuchado antes a pesar de ser de tanta importancia para cualquier diseñador. Esto es “Manifesto 2000”

Esta declaratoria fue publicada por primera vez en 1964 por el diseñador británico Ken Garland y firmada por 22 diseñadores de la época. Posteriormente fue retomado en 1999 por 33 diseñadores liderados por Tibor Kalman, el responsable de las controversiales campañas para Colors de Benneton de los años 80. Un ejemplo claro de la forma de pensar acerca del papel educador del diseño en temas sociales.

En Manifiesto 2000, “The First Thing First” , denunciaban que ellos y su grupo de colegas habían sido criados en un ambiente en el que la publicidad era presentada como la mejor y más lucrativa forma de utilizar sus talentos, a lo cual sus profesores y mentores contribuían.

Querían reorganizar las prioridades del diseño, volviendo su mirada hacia las cosas verdaderamente importantes en las que podrían utilizar sus talentos, habilidades y conocimientos para generar un mundo mejor.

Creo, sin demasiado temor a equivocarme, que en nuestros días aún es necesario reorganizar las prioridades del diseño y de los diseñadores. Si bien es cierto no podemos obviar que el diseño comercial es importante para mover la economía y que la mayoría de personas asocian diseño con publicidad, con marcas y con consumo, hay muchísimos otros campos o áreas en que los diseñadores somos necesarios y que en la medida en que nos involucremos seremos cada vez más requeridos o habrá más conciencia en los demás de la importancia que el diseño tiene. Como hablaba en pasadas entregas, también es parte de nuestra responsabilidad educar a las personas acerca del diseño, de nuestro quehacer profesional y del gigantesco alcance que éste tiene. El diseño ayuda a las personas a moverse dentro de espacios abiertos y cerrados, nos facilita la lectura, nos protege del frío, hace mas cómodas nuestras casas, nos provee de máquinas y nos ayuda a manejarlas, nos viste, nos alimenta, nos ilumina, nos resguarda, nos divierte y entretiene, nos cuida, nos ayuda a mantenernos puntuales…a algunos nos recuerda citas, nos acorta distancias, nos acerca, nos facilita procesos, nos educa, nos informa. Es todo lo creado por el hombre.

Si decimos que el diseño está en todo, y que es la manera en cómo el hombre se relaciona con el mundo o con su entorno inmediato, no podemos tampoco obviar que no todo lo diseñado por el hombre está necesariamente bien diseñado. Aún estamos plagados de diseños sin fundamento conceptual, con abuso tipográfico, cromático o de efectos digitales, con otros muchos que contaminan el medio ambiente, que fomentan conductas indebidas, que incitan a los vicios, que atentan contra la igualdad de genero, que son antiéticos o plagios, son ideas robadas, ideas ajenas en su totalidad o en su esencia. Tema muy de moda en este momento de campañas electorales duplicadas.

A pesar de que estamos bastantes inmersos en el diseño, todavía éste, el buen diseño, no llega a las mayorías. Aún está relegado al plano comercial, al plano que genera ingresos económicos. Ya he dicho anteriormente que el diseño es eminentemente social desde el momento en que involucra a la gente, y aunque esta característica no es exclusiva de nuestra profesión, es algo que compete o debería involucrar a todas las profesiones: la intención de ayudar, de mejorar y contribuir a hacer sobre todo a nuestros países “en vías de desarrollo” lugares adecuados para vivir. Por lo tanto, el buen diseño no debería ser “elitista”, no debería ser inaccesible para todos lo que realmente lo necesitan y podrían tener, a través de él una vida mucho más digna.

No necesitamos escribir otro manifiesto, pero sí necesitamos rescatar esa conciencia y responsabilidad para procurar el bienestar de los demás, debemos unirnos como gremio, crear organismos colegiados que nos faciliten formular políticas de fomento y protección al diseño, incorporar el diseño y la creatividad desde las bases de la educación para formar futuros profesionales que utilicen el pensamiento lateral, que busquen y ofrezcan propuestas diferentes a problemas recurrentes que tienen ya décadas de existir sin ser resueltos.

Es tiempo que los diseñadores y en general todos los profesionales veamos mas allá de nuestro pensamiento egoísta e individual y empecemos a pensar en los menos favorecidos o en las mayorías, que utilicemos nuestros talentos, habilidades y conocimientos no solo en función de nuestro propio beneficio y únicamente como fuente de ingresos, sino como una manera de mejorar las condiciones de trabajo, de estudios y de vida de los demás. De alguna manera esta es también una buena forma de construir ciudadanía.

Larisa Hernández

Coordinadora de Proyección Social y Docente de la ECMH. Diseñadora gráfica e ilustradora, exporta diseño a diferentes industrias en USA.

8 comentarios en “Las cosas importantes primero

  1. fabiola moreno on

    aportando a tu post…en el caso específico de la campaña,no fueron diseñadores proefesionales los que elaboraron el plagio, nuevamente se cae en la lamentable situación de encomenadar dichos mensajes a la actividad empírica de bajo costo y nivel profesional-etico, pero ese es ya un fenomeno inherente en la industria comercial publicitaria en nuestro país… lamentablemente, los que est

  2. Larisa Hernández on

    Exactamente Fabiola, es responsabilidad de los empresarios, los políticos, el gobierno etc. el reconocer el papel del diseño y los diseñadores en la sociedad.

  3. Vinicio on

    Cuál es el problema de que las cosas sean de bajo costo? Es por esa mentalidad que el diseño no llega a todos los estratos socioeconómicoss? El plagio es un desastre estoy de acuerdo es antiético, estoy de acuerdo que las cosas no siempre funcionan empiricamente, tambien con que deben ser de alto nivel profesional, pero el diseño también es un servicio y por consiguiente debe adaptarse a las necesidades económicas de las personas(clientes) con mucho respeto comparto esta opinión. Ojo y no necesariamente me refiero al blog o ese determinado plagio.

  4. Emma on

    El problema que, en lo personal, afronta el diseñador gráfico en este país es que le toca educar al empresario – y está bien! Lindo poder enseñarles.el peoblema es que muchos de ellos no quieren escuchar y se ponen ellos mismos el sombrero de diseñador. En lo personal tuve demasiado de eso por lo que opté por otra rama del diseño… en un país donde el diseño es valorado como se debe… Yo se…. Como que me di por vencida en la rama de pub. y afines, pero al escuchar a una empresaria decirme…. “logo??? Chiche! Eso lo hace rapidito!” me desanimé totalmente y decidí no continuar. Primero Dios esto cambie…. Tomará tiempo, pero espero cambie! Ojalá vieran documentales como Helvetica u Objectified para que comenzaran a ver el “big picture”.

  5. Larisa Hernández on

    No ningun problema con que el diseño sea de bajo costo para las personas, eso seria lo ideal, que el diseño estuviera al alcance de las mayorías, pero no necesariamente eso indica que el diseñador tenga que absorver ese gasto,el diseñador es digno de cotizar sus servicios con un precio acorde a su nivel académico, a su experiencia, a la complejidad del proyecto etc. como lo hace cualquier otro profesional, llamese abogado,ingeniero, médico…actor, futbolista. Son las empresas, los gobiernos e instituciones quienes deben dedicar mas de sus presupuestos para contratar los servicios de profesionales entrenados, educados y formados para resolver los diferentes problemas existentes…
    No se trata de “castigar” economicamente a las personas pero tampoco a los diseñadores, nuestro trabajo es TAN o mas importante que otros, por lo tanto estamos en nuestro derecho de cobrar de acuerdo a todo lo que anteriormente mencioné…otra cosa es, lo que cada uno de nosotros puede ofrecer como un servicio “social” a instituciones, asociaciones, fundaciones que no pueden costearse esos servicios etc. No todo es blanco y negro en esta vida.

  6. Larisa Hernández on

    Si, Emma, es basicamente lo que explicaba en el comentario anterior…esto es una cuestión de que “las empresas, los gobiernos e instituciones son quienes deben dedicar mas de sus presupuestos para contratar los servicios de profesionales entrenados, educados y formados para resolver los diferentes problemas existentes”, pero eso se da cuando se toma conciencia del papel del diseño y los diseñadores…falta aun, pero algo hemos avanzado desde hace algunos años…

  7. Lari, para mi antes que nada, el diseño cumple una función social. Y desde esa perspectiva, todo tiene una vision mas grande, mas alla de lo que ‘yo quiero’, ‘pueda ganar’ sino mas bien, lo que se aporta, quienes se benefician.
    Gente como tu son los llamados en su trabajo (al escribir este articulo) a despertar esa consciencia colectiva, siendo lo mas importante, el enfoque positivo hacia lo que individualmente podemos aportar para el beneficio mundial. Te felicito siempre por tu aporte! Un abrazo desde Australia deseando tus palabras sean cambio!

  8. hasta ahora pude comentar en tu articulo. Muy bueno y veridico. Aunque el hecho de tener que explicarles a las personas la verdadera funcion de un disenador siempre ha estado ahi, y sigue estando. Lo importante es en cada uno de nosotros de no perder esa perspectiva de educar (ya sea en el salon de clases o cada vez que vemos a un cliente).

    Si realmente vivimos lo que hacemos, no nos molestara tomar esos minutos extra para hacer comprender a la gente la diferencia entre un diseno y algo que simplemente es producto de una mente con buen gusto. Si somos veridicos a la calidad de nuestros productos tambien educamos y poco a poco la gente se dara cuenta que alguien con entrenamiento profesional proporciona resultados diferentes a quien simplemente lo hace por intuicion.

    Muy cierto, habra personas que no entenderan y seguiran pensando que lo que hacemos son dibujos bonitos, o que escogemos bonita ropa, colores, muebles, etc. Pero si de cada 5 personas que encontramos logramos hacer entender a 2 que es lo que realmente hacemos y lo util que es para la sociedad, yo me doy por bien servido.

    Con pagas, estoy de acuerdo contigo Larisa, nuestros servicios tienen que ser valorados economicamente tanto como los de cualquier otra profesion, aunque aqui a veces si se da el caso de ;por la naturaleza liberal de nuestras carreras; personas siguiendo el dicho de “monkey sees monkey does” que piensan si fulanito cobro tanto yo tengo que cobrar igual o mas… Como disenadores tambien tenemos que tener los pies en la tierra y darse cuenta el entorno de mi cliente versus otros, la calidad de lo que yo ofrezco versus la competencia, etc etc.
    Tristemente veo muchos disenadores que creen que el mundo les debe el cielo y las estrellas, pero al final, si todos vendemos naranjas, hay que tambien evaluar que tipo de naranjas estoy vendiendo yo y que ofrece mi competencia, no solamente el hecho de que son naranjas. Todos pensamos que nuestras naranjas son las mejores, de ahi que hay que ser realistas, entrenarse para solventar nuestros puntos debiles, estar al dia con lo que son nuestros puntos fuertes, estar on top or your game.

    Al tener un mejor standard, uno realista de lo que estamos ofreciendo, podremos tambien llegar a las masas y hacer el diseno mas accesible a las personas individuales y no solo a las corporaciones.

    Lo vemos en las tiendas de ropa, cuando una misma compania tiene differentes marcas (con diferentes precios / calidades / estrategias, etc) para poder abarcar diferentes tipos de mercado (ZARA/MASSIMO DUTTI; BANNANA REPUBLIC/ GAP / OLD NAVY).

    Si debemos defender nuestra profesion y debemos educar a la gente (igual como muchos otros profesionales, puedo citar dentistas que mucha gente aun no los considera doctores, o fisioterapeutas que son tomados como enfermeros con alto entrenamiento pero aun no capaces de estar a la altura de un “medico de verdad”, etc.)
    mostrar con hechos lo valioso que es nuestro trabajo tanto como cualquier otro, pero sobre todo ser realistas y muy eticos (recordemos que no hemos venido para traer mas basura al mundo como decian por ahi),

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *