¿Qué significa diseñar con identidad cultural?

Afiche cubano tomado de http://bit.ly/mSvsfq

En nuestra conversación anterior les compartía mi inquietud por nuestra responsabilidad cultural, por cómo deberíamos buscar una manera de volver a nuestros orígenes para ser originales y mantener un diseño competitivo a nivel mundial sin perder la esencia de nuestras raíces; ese toque de “sabor” que como latinoamericanos tenemos en nuestra música, nuestra arquitectura, nuestras tradiciones…y aún en nuestras coloridas  y sazonadas comidas.

Es una fórmula sencilla que nosotros mismos volvemos complicada,  alejándonos demasiado de lo cotidiano, de lo que día a día nos rodea, del colorido de los canastos de fruta en los mercados, del color de nuestros árboles repletos de flores (como el rojo y naranja intensos del árbol de fuego, el rosa del maquilishuat y el amarillo del San Andrés), de la gráfica en los buses y los rótulos de los negocios informales, incluso de los perros callejeros.

Es una fórmula que algunos países que hoy mantienen una identidad cultural muy definida se vieron en la obligación de utilizar. Tal es el caso de Cuba, que a raíz del bloqueo económico que Estados Unidos ha aplicado durante  más de cinco décadas y que los mantuvo prácticamente aislados del mundo exterior, reaccionó  enfocándose en la consolidación de una cultura “orgullosamente bloqueda”. Quienes han viajado a Cuba y escuchado hablar a los diseñadores cubanos, sobre todo a las nuevas generaciones, comprenderán de lo que hablo. Son jóvenes convencidos de que tienen la misión de ser  transmisores de un mensaje de superación, orgullo y  dignidad,  ya que se volvieron una cultura de “resistencia” capaz de superar cualquier adversidad y, sobre todo, sin sentirse en desventaja por su particular situación de vida. Ellos supieron transformar creativamente el estancamiento tecnológico, volcándose al perfeccionamiento de las técnicas de representación visual  tradicionales a niveles sorprendentes. Es el caso de la serigrafía cubana y su vasta producción de afiches en los que se da un despliegue del colorido de su cultura, la alegría de su gente y el bullicio de sus calles. Afiches en los que se refleja el orgullo por sus orígenes africanos, su pasión por la música y su afición por el baile.

Otro país que nos brinda mucho material para hablar de identidad y sentido de pertenencia cultural es México y un claro ejemplo es la tradicional celebración del día de muertos, que era realizada entre los aztecas durante los meses de julio y agosto como una fiesta para celebrar el final de la cosecha de maíz, frijol, garbanzo y calabaza. Ésta formaba parte de la ofrenda a la diosa Mictecacihuatluna pero con la llegada de los españoles se le dio un giro y se dedicó a conmemorar a los seres queridos que se adelantaron en el viaje hacia la otra vida. Es una de las celebraciones más difundidas y en donde hacen todo un despliegue de identidad cultural, representando su creencias en las más variadas muestras de diseños de calaveritas, las cuales han trascendido las celebraciones locales y han sido utilizadas en diseños de superficie para telas, diseño de maquillaje e incluso como propuesta o una diferente versión en el diseño de afiches para producciones de Hollywood.

Es tan fuerte la conexión de los mexicanos y su orgullo nacional que reflejan la cotidianeidad de su vida y su multiplicidad cultural en todo tipo de diseños. Por ejemplo, el conocido y natural acontecimiento de la visita de las mariposas monarca que ha sido retomada por la firma de diseñadores de moda y accesorios Pineda Covalin para inmortalizarlo en el diseño de pañuelos, corbatas y carteras.

http://bit.ly/nfeMBS

No puedo hablar de Pinedea Covalin sin mencionar a su fundadora Cristina Pineda y uno de sus proyectos de diseño que me resulta particularmente impresionante, tanto por su concepto como por su belleza. La mayoría de quienes somos amantes de los perros conocemos la tradicional raza de perros aztecas imperiales, conocidos como xoloscuintles. Pues basándose en esa particular y poco agraciada raza de perros, crea a su personaje Xico: la mascota de México, conceptualizando el personaje y sus tiras cómicas en donde éste narra sus aventuras con muchos otros personajes de la tradición mexicana como el Santo y la momia.  También diseñándolo en oro e incrustaciones de piedras preciosas en piezas para coleccionistas.

Otro caso destacado es el particular estilo del diseñador gráfico Alejandro Magallanes, quien ha retomado en su diseño y en su ilustración una marcada influencia de la gráfica popular mexicana, incorporando el uso de tipografía manuscrita remembrando la rotulación de las paredes en las arenas de lucha libre, los luchadores y sus peculiares máscaras e incluso las figurillas de diablitos y “alebrijes”, también populares en la tradición mexicana. Además, incorporando la sensación de tridimensión del material de desecho al ilustrar con la técnica del arte matérico.

http://bit.ly/ocMdIt

Existen variadas manifestaciones de esta apropiación cultural mexicana. Muchos de  estos diseñadores y comunicadores  han adoptado la fuerte influencia de la religión católica y su culto por la Virgen de Guadalupe en contraste la del Comandante Marcos.

De igual manera, con la incorporación de temáticas menos agradables pero parte también de su “identidad”  como los problemas sociales representados por las muertas de Juárez. Eso nos hace detenernos a pensar que nuestra identidad cultural se construye no solamente de los aspectos ideales y positivos, sino también de todo lo que conforma nuestro día a día.

Deteniéndonos a analizar estos casos de apropiación cultural, entre los muchos que hay  a lo largo de nuestra América Latina, solo nos queda la tarea de fijarnos más en lo local, en nuestro “interior” como nación, en nuestras peculiaridades como entes culturales que todos y cada uno de nosotros somos y recrearnos –posiblemente- en los diseños de las guardas de los textiles de San Sebastián, en el movimiento, la fuerza y el colorido de la celebración de las “bolas de fuego” de Nejapa que conmemora, según algunos, la batalla entre San Jerónimo y el Diablo, o bien en el color, dinamismo y alegría del Torito Pinto, del Día de la Cruz, de las fiesta de las palmas y las cofradías en Panchimalco, con la danza de Moros y Cristianos y la riqueza en diseño y color de sus máscaras. De las tradicionales fiestas de agosto y sus “viejos”, esos personajes mezclas de paganismo y religión que tienen su origen en esa cultura fusión de la que hemos venido hablando.

Hagamos el ejercicio de buscar fuentes de inspiración en nuestras propias manifestaciones culturales para cada asignación de trabajo que se nos haga y, en la medida en que el proyecto y sus objetivos lo permitan, empecemos a incorporar nuestro toque de identidad como sello personal que nos haga sobresalir dentro de una avalancha de diseños regidos por tendencias pasajeras y superficiales.

Como mencionaba anteriormente, no se trata de enfocarnos de forma exclusiva en lo “precolombino”, sino en nuestras particularidades, en las tradiciones, costumbres, lugares y celebraciones que tenemos, y ser los primeros en apropiarnos, valorar y enorgullecernos de ellas antes que otros puedan hacerlo.


Larisa Hernández

Coordinadora de Proyección Social y Docente de la ECMH. Diseñadora gráfica e ilustradora, exporta diseño a diferentes industrias en USA.

2 comentarios en “¿Qué significa diseñar con identidad cultural?

  1. Iveth Graciela Montano Lemus on

    Esta segunda parte esta mejor la verdad es que estoy totalmente de acuerdo con Larisa creo que ahora que nos estamos dando cuenta de que no necesitamos ser copia de ninguna otra cultura. Tenemos tanto que mostrar al mundo, no solo a nivel de diseño sino también de forma cultural. Personalmente creo que deberíamos de empezar a crear ideas con este propósito desde ahora que estamos estudiando, porque cuando ya estemos trabajando tendremos mas confianza en nosotros mism@s para lanzar campañas o lo que sea que diseñemos resaltando nuestra cultura. Ademas pienso que reavivaríamos ese amor por lo nuestro a la gente y no solo la que esta acá en el país sino los que se encuentren en el extranjero.

  2. Evelyn Jovel on

    Desgraciadamente nos dejamos influenciar por otros países y no somos capaz ni siquiera de tomarnos el tiempo para ahondar en todo lo referente a nosotros, nuestros antepasados, nuestra historia; toda ésta riqueza cultural que estamos dejando pasar se debe en gran parte a nuestra ignorancia.

    Ahora los padres no llevan a sus hijos a visitar lugares que los hagan ser conocedores y fomentar en ellos ese orgullo por nuestra patria sino a centros comerciales. Me pregunto: Que de bueno van a prender ahí?

    Señores! Y esto va de mal en peor si no le ponemos un alto e inculcamos a nuestras futuras generaciones a tener ese amor por nuestro pulgarcito y así poder transmitirlo através del diseño u otras fuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *